iberoplast sacos polipropileno alternativa ecologica

Los sacos de polipropileno son contenedores industriales empleados para almacenar y transportar una gran variedad de productos. Se diseñaron con el objetivo de ser una alternativa más eficiente y rentable, ya que están hechos de polipropileno reciclado. ¿No es una fantástica idea? A continuación, ¡Iberoplast te cuenta más acerca de ellos!

¿De qué están hechos? 

sacos polipropileno alternativa ecologica

Tradicionalmente, los sacos de polipropileno se fabricaban de PVC de caucho, pero las bolsas modernas de hoy en día están hechas de tejidos de polipropileno (PP). Por este motivo, a veces también se las conoce como bolsas PP. 

El polipropileno es resistente al moho. Además, tiene una resistencia moderada al calor, encogimiento y estiramiento. Los materiales tejidos son más fuertes y duraderos que las telas no tejidas porque las capas tejidas están entrelazadas.

La fuerza, durabilidad y fiabilidad de las bolsas de PP reciclado las convierte en una opción eco-amigable para transportar una amplia gama de materiales, desde arena y polvos hasta gránulos, agregados y granulados de plástico.

Características

  • Están hechos de materiales no tóxicos y antibacterianos.
  • No manchan y son ligeros, transpirables y resistentes a la mayoría de alcalinos, ácidos, disolventes orgánicos y desengrasantes.
  • Tienen una gran resistencia a la tensión, lo cual los vuelve duraderos para su reutilización.
  • Poseen una gran vida útil.
  • Son fáciles de limpiar.
  • Las bolsas tejidas de polipropileno se pueden imprimir.
  • Se los puede recubrir para volverlos antideslizantes.
  • Son impermeables con liner de polietileno o laminación externa.

¿Se pueden reutilizar?

Los sacos que han sido tratados correctamente son reutilizables. Estos son capaces de resistir varios viajes. La reutilización de los sacos de polipropileno favorece la sostenibilidad y la economía circular. Asimismo, la reutilización de las bolsas remodeladas disminuye los deshechos y la dependencia a las materias primas.

¿Son reciclables?

Estas bolsas son reciclables. La mayoría de estas están hechas de polipropileno virgen, un plástico común que puede reutilizarse en otros productos de plástico, como cables de batería, escobas, cepillos, bandejas, contenedores y autopartes. 

Los distintos tipos de costales adecuados para el reciclaje incluyen aquellos que se emplean para almacenar sustancias, fertilizantes, granos, materiales de construcción, colorantes y plásticos. 

De igual forma, las bolsas para reciclaje se clasifican en diferentes grados: grado A (claro, blanco brillante, costura de color y mangos), grado B (no tan claro, predomina el blanco con poca coloración) y grado C (bolsas coloridas).

¿Cómo se reciclan?

Los sacos de polipropileno, como sabes, son reciclados y pasan por una serie de etapas. A continuación, detallamos cada una de ellas:

Primera etapa

Al igual que con otros plásticos industriales, el proceso de reciclaje empieza con una adecuada recaudación. Los recicladores requieren que el material se compacte en fardos para recolectarlos fácilmente y obtener un valor de mercado óptimo. 

Las bolsas de polipropileno se recopilan en grandes cantidades, por lo que el reciclaje suele ser posible solo para negocios con una producción considerable o para aquellos que pueden almacenar sacos con el paso del tiempo.

Segunda etapa

Luego de recolectarlos, los recicladores llevan los fardos a un centro de reprocesamiento, donde se los clasifica y limpia. Debido a que se los suele emplear para transportar una variedad de materiales, incluyendo fertilizantes y químicos, los costales deben descontaminarse por completo antes de reciclarlos. 

Tercera etapa

Posteriormente, los sacos se redimensionan en láminas para manipularlos de manera más sencilla y, luego, procesarlos. El plástico pasa a través de trituradoras y granuladores con cuchillas industriales para cortarlo en pedacitos.

Cuarta etapa

Después del corte, los reafilados del plástico pasan por un proceso de separación para diferenciar los contaminantes de los polímeros plásticos. Con el avance de la tecnología, hoy en día, las máquinas pueden separar el plástico por tamaño, forma, color, punto de fusión e, incluso, son capaces de absorber la luz.

Quinta etapa

La fase final es la composición. Esta consiste en poner los reafilados a través de una extrusora, donde se los derrite a 240 ℃ en cuentas uniformes, también conocidas como gránulos o pellets. La mezcla se fortalece con la incorporación de polipropileno virgen.

Se puede fabricar una variedad de productos nuevos con los gránulos a medida que se cierra el círculo del proceso de reciclaje de las bolsas de polipropileno. Este círculo puede repetirse una y otra vez, ya que el polipropileno se recicla con seguridad varias veces. 

Como habrás podido notar, los usos de los sacos de polipropileno son muy diversos y representan una opción ecológica para muchas empresas que necesitan almacenar y transportar grandes cantidades de mercancías. ¡Lo mejor es que contribuirás con el cuidado del medio ambiente porque son reciclados! ¿Te animarías a implementarlos en tu negocio?

Si estás interesado en adquirir alguno de nuestros productos de polipropileno, contáctanos y con gusto te atenderemos. Nuestro equipo de servicio al cliente está listo para responder a tus preguntas y encontrar la solución perfecta para tus necesidades relacionadas con embalaje y contenedores flexibles en Perú, Chile y México.

adminstaff

adminstaff

Somos una empresa peruana que produce y comercializa sacos, telas y big bags de polipropileno con presencia en el mercado Nacional y América Latina, teniendo amplia experiencia en los principales sectores industriales: agroindustria, pesca, avícola, minería, química, construcción, entre otros.

Leave a Reply